Oscar a la mejor película extranjera

Oscar: Película argentina, policial con trasfondo político

Fonte Noticia – Terra.com.ar

25 de febrero de 2010 • 14h50

BUENOS AIRES (AP)

La cinta argentina postulada al Oscar a la mejor película extranjera es un policial que transcurre en el juzgado más importante del país, donde un investigador descubre que compañeros suyos torturan a la gente para sacarle confesiones falsas y participan en escuadrones de la muerte al servicio de la presidencia. ¿Lo arriesga todo Benjamín para desenmascararlos y hacer justicia? ¿O guarda silencio, presa del miedo, igual que hace con sus sentimientos hacia Irene, su jefa, a quien ama apasionadamente? Los personajes de “El Secreto de sus ojos” son ficticios, pero el mundo en que se mueven es un reflejo fiel de la Argentina de comienzos de los años 70, cuando los sangrientos enfrentamientos entre las guerrillas de izquierda y las fuerzas de seguridad prepararon el escenario para una dictadura. En 1973, desde el seno del gobierno, se formó la agrupación paramilitar Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) durante la gestión de Isabel Perón, quien asumió la presidencia tras la muerte de su esposo, Juan Perón. El objetivo era acabar con el ala izquierda radicalizada del peronismo. Organizaciones de derechos humanos dicen que la AAA mató a por lo menos 1.500 estudiantes, sindicalistas y demás, y que cuando llegó la dictadura de 1976-1983, la subversión ya no representaba una amenaza real. Los crímenes cometidos durante la dictadura están siendo juzgados ahora, bajo el gobierno de Cristina Fernández, pero los de los años previos no, según Eduardo Sacheri, profesor de historia de la Universidad de Buenos Aires que colaboró con el director Juan José Campanella para adaptar al cine un libro suyo. “Creo que en Argentina hemos reflexionado mucho en estos años sobre la dictadura y sus terribles consecuencias. Ha habido grandes debates ideológicos, películas, obras de teatro, y tanto desde el mundo de las ideas como desde el mundo de arte hemos repensado mucho del 76 en adelante”, expresó Sacheri a la AP antes de viajar a Los Angeles para la ceremonia de los Oscar. “Pero creo nos debemos todavía como sociedad una reflexión profunda sobre los antecedentes, sobre la génesis de ese horror, de esa pesadilla”. Protagonizada por Ricardo Darín como Benjamín y Soledad Villamil como Irene, “El secreto…” es la sexta película argentina postulada a un Oscar. La mayoría –”La tregua” (1974), “Camila” (1984), “Tango” (1998) y “El hijo de la novia” (2001, dirigida también por Campanella y con Darín como protagonista)– fueron historias de amor. “La historia oficial”, que ganó el Oscar a la mejor película extranjera en 1985, abordó los crímenes durante la dictadura. “El secreto” es una película de amor también, con un trasfondo político, el del terrorismo de estado. Si gana, ¿qué dirá eso acerca de la visión que hay de Argentina en estos momentos? “Probablemenete se encuentren con un país que atravesó una larga pesadilla y que ha podido reconstruir su convivencia”, manifestó Sacheri, quien tiene 42 años y trabajó durante cinco años en los mismos tribunales que describe en la película antes de comenzar a enseñar en la universidad. “Aunque tenemos enormes dificultades, hemos logrado importantes acuerdos sobre todo respecto a la vida humana, que hoy en día es un valor indiscutido para casi todos los argentinos” “Ese no es un logro menor, porque en los años 70 la vida tenía poco valor. La vida de tu enemigo político tenía poco valor. La Argentina de esa época aceptaba fácilmente la violación de la ley. Sin duda, la dictadura militar representó el clímax de esas violaciones, pero toda la sociedad, o una buena parte de ella, toleró la ruptura de la convivencia entre de los argentinos desde antes de la dictadura”, señaló el escritor. “Hoy nuestra conviviencia es mucha más pacífica”, añadió. “(Pero) Creo que nos falta debatir y reflexionar sobre esos años anteriores. Por supuesto nuestra película es apenas un pequeño intento, no aspira a ser nada más que una modestísima invitación a esa conversación”. Curiosamente, ni el libro ni el guión mencionan a la dictadura. La trama se desarrolla en 1974 y 30 años después, cuando el personaje de Darín, ahora jubilado, intenta resolver cuestiones que quedaron pendientes y que lo alejaron de Irene. Si resuelve el misterio, tal vez encuentre la forma de expresarle su amor. Sacheri considera que esta trama es un ejemplo de la “capacidad transformadora de la memoria”. “El modo de recordar puede también transformar nuestro presente. Fíjese que Benjamín solo se anima hablar con Irene después de enfrentar ese pasado”, relata Sacheri. “Yo creo que una idea fuerte de la película es que no somos los mismos cuando damos la espalda a nuestro pasado, a diferencia de dar la cara y enfrentar ese pasado. Lo que ocurre a estos personajes, en particular a Benjamín, es que después de recordar y de enfrentar esos fantasmas, no puede ser el mismo”.

Tags: , ,

Deixe um comentário