BREVE HISTORIA DEL TANGO – PARTE Final

Panorama actual

Este panorama debe ser considerado dentro y fue­ra de nuestras fronteras. Dentro, hay que reco­no­cer que los viejos límites de la música tanguera se han ido contrayendo en razón a varias razones muy importantes, como son la influencia de la econo­mía personal acuciante a diario, las nuevas pautas so­ciológicas del diario vivir, la desaparición bio­ló­gi­ca de los compositores consagrados por tra­di­ción, basada en su obra -Cadícamo y Federico, pa­ra nombrar a los más recientes fallecidos- la im­por­tancia que tiene en los medios audiovisuales las cam­pañas publicitarias de empresas dedi­ca­das a la propagación y venta de músicas interna­cio­na­les, como son el rock o la salsa. Paralelamente han ido desapareciendo los locales diurnos y noc­tur­nos pa­ra escuchar y bailar tangos, siguiendo la de­sa­pa­ri­ción de las grandes orquestas, como se ha dicho.

A pesar de todas los indicios negativos, el pa­no­­rama actual del tango es promisorio, pues existe un amplio sector popular que sigue gustando del tan­go tradicional.

La desaparición de grandes con­jun­tos está com­pen­sada, a veces con largueza, con la edición de CD, con re­e­diciones de los mejores repertorios de or­­ques­tas, solistas y vocalistas, al mismo tiempo que con métodos modernos de regrabación, se han res­­ca­ta­do grabaciones en muy viejos discos de pas­ta, que per­tenecen a coleccionistas muy selectos y se­­lec­tivos que los salvaron de la desaparición por rup­tura o desidia. Algo parecido ha ocurrido res­pec­­to a las partituras conservadas en poder de co­lec­­cionistas o integrando el acerbo de la Academia Por­­teña del Lunfardo y la Academia Nacional del Tan­­go, que necesitan un registro moderno que per­mi­­ta conocer los nombres de las composiciones, los correspondientes a letristas y músicos, y de ser po­­si­ble fechas de composición y edición, in­clu­yen­do en esta última, el nombre de sus respectivos e­di­tores.

Junto a este último aporte que podemos llamar in­­­telec­tual están los viejos y nuevos conjuntos (Sal­­gán y Mederos, para citar en forma muy breve), a­­compañados con otros de la nueva generación mas­­culina y femenina que están dando los pri­me­­ros pasos, intentando salvar la tradición y al mis­mo tiem­po incursionar en un nuevo moder­nis­mo que re­conoce la influencia de Piazzola, pero que se es­tá separando, porque tiene una nueva sen­sibi­lidad, muy acorde con el mundo globalizado, tam­bién en la música, que les toca vivir.

Entre las nuevas orquestas dedica­das al tango se pueden mencionar El Arranque, De Puro Grupo, al quinteto de Pablo Mainetti y al cuarteto Almagro y al Adrián Iaies trío. Continúan los tradicionales y consagrados Atilio Stamponi, Susana Rinaldi, Amelita Baltar, el conjunto de Juanjo Domínguez, la Orquesta del Tango de la Ciudad, los tríos de Néstor Marconi, Julio Pane, los quintetos de Argentino de Cuerdas, el de Nuevo Tango y la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, a los que hay que agregar nuevos vocalistas y un reverdecer numerosos de letristas compositores musicales. El panorama se completa con varios conjuntos fe­me­ni­nos que reeditan los esfuerzos de Paquita Ber­nar­do y de Eve Bedrune, con buen suceso mu­si­cal, de crítica y público.

Temas y poesía

Por ser una música nacida y desarrollada en ambientes populares el tango ha recogido en sus letras las más diversas motivaciones temáticas que van desde lo prostibulario en sus inicios a fines del siglo XVIII, hasta la infancia en la escuela, o la comunicación satelital en los días presentes.

También es posible recoger en sus letras a­lu­sio­nes directas o referencias indirectas a lugares, pa­sa­jes, calles, bares, peringundines, malevos, mato­nes, cuchilleros, hombres de avería o mujeres de la vida y de la noche, como también a las jóvenes que dejaron el barrio para intentar lograr en el trocen y la vida abacanada, alejarse de las miserias impuestas por el taller, lavaderos, trabajos a domi­ci­lio, esperando siempre de un hombre bueno para casarse, pero que, como ellas, estaba supeditado a los magros salarios y los vaivenes de los trabajos inestables. Hay también muchos temas que se refieren a la infidelidad del hombre y la mujer, al a­bandono de los hijos, por ir tras el dinero, en el ca­so de las mujeres o de las casquivanas en el caso de los hombres. Otros temas de las letras del tango son el fracaso material, tras largos años de trabajo horado y esforzado. No han faltado letras referidas a la muerte, fiestas patrias o reli­gio­sas, las reu­nio­nes sencillas y cálidas de la juven­tud, a las es­peran­zas puestas en las patas de un no­ble potrillo o el triunfo del club de fútbol prefe­ri­do.

Se puede decir que la vida toda, en sus más in­sig­nificantes manifestaciones, como en el altruis­mo o la vil bajeza, han encontrado letras y músicas para manifestarse. También las temáticas han ido des­­­de el farol esquinero testigo de largas y espe­ran­­­zadas esperas, hasta las luces deslumbrantes de Co­­rrientes y Esmeralda.. No han escapado las nos­tal­­gias de los barrios, ya desfigurados por la ur­ba­ni­zación acelerada y creciente, como el culto a la a­mistad, la rebeldía ante las injusticias de la vida y todo aquello que signifique el torcer de los claros y benéficos destinos.

En la múltiple temática abarcada se incluyen lo social, político nacional, internacional, los ins­trumentos musicales considerados básicos para la ejecución tanguera como el violín, guitarra y ban­doneón, el club de barrio, los cabarets, o cotorros nim­bados siempre con un falso halo de bacanismo y perfumes de mujer.

En cuanto a la poesía es posible encontrar en los tangos letras despojados de ella, pues el len­gua­je es muy directo y no rimado. Son palabras que expresan el sentir sin necesidad de detenerse en formas académicas o responder a corrientes li­terarias consagradas por el academicismo. De allí se puede llegar a lo opuesto, o sea. letras muy bien rimadas, que respetan las reglas de la versificación clá­sica, pero no por ello, carecen de contenido espiritual conmovedor.

Muchas de las poesías consagradas en nuestra literatura han servido de apoyatura a letras de tan­go. A ello hay que agregar que no son pocas las com­puestas para integrar piezas teatrales referidas a lugares muy concretos de la ciudad (Arroyo Maldonado o el barrio de Flores o de las ranas, para dar ejemplos breves), en los que se recogen modismos muy propios de los escenarios físicos y personajes tomados como motivadores.

Hay en no pocas letras de tango lejanas y hasta larvadas influencias del cla­si­cis­­mo español de todos los tiempos, variando desde Calderón de la Barca hasta Federico García Lorca., pasando por las exhumaciones lingüísticas de Ramón Me­nén­dez Pidal.

Influencias de mayor o igual importancia se pueden encontrar de la poesía y el clasicismo francés, ingles, alemán y ruso, no faltando las notas significativas de El Corán, La Torá y otros libros sagrados, sin olvidar la Biblia cristiana y la aglicana.

También recoge en otras letras los mo­der­nis­mos circunstanciales im­pues­tos por las extre­mas ideologías como fueron a­nar­quismo, mar­xis­­mo, socialismo o conservado­ris­mo, que tomaron for­ma en los grupos literarios de Boedo y Florida. No escapan al incursionar en las letras de tango las poesías de los bohemios del Café de los Inmortales o de las numerosas peñas literarias reunidas en el Café Tortini o circunvecinos, muchos de los cuales publicaron antes en la Revista Proa

Hay, como corresponde a una producción po­pular y no elitista, escritores desprolijos y otros me­surados, cuidadosos y medidos. Pero de todos falta un estudio antropológico de sus raíces paternas, los estudios de ellos y de los propios, las ocupaciones de ambos y los barrios en los que vivieron, qué medios de vida tuvieron, En suma, falta hacer un verdadero trabajo arqueológico en la vida y el pasado de cada compositor de letras y de músicas.

“Breve Historia del Tango”: Texto realizado especialmente para el Portal del Libro, por el Sr. Andrés Carretero, Investigador e historiador; Académico de la Academia Nacional del Tango.

Tags: , , , , , , ,

Deixe um comentário